November 24th, 2007

Trans Corpus Meum Mortuum!

Música Angelical

La tienda tenía un aspecto de descuido,pero eso siempre es algo normal de toda tienda de chácharas de segunda mano.Cajas y muebles apilados y cubiertos de polvo,luz tenue,olor a bolas de naftalina...nada fuera de lo normal.Hasta Don Albino,el dueño,hacía juego con la decoración:su ropa era tan pasada de moda como los cachivaches que vendía.

"Puede mover las cosas para ver mejor lo que hay detrás,jovenazo",me dijo.Le di las gracias,y me dediqué a husmear.

Creo que llevaba una media hora ahí metido,cuando un bulto grande me llamó la atención.Estaba arrinconado en una esquina donde no llegaba la luz.Sólo hasta que me acerqué,pude distinguir que era una sinfonola cubierta por una sábana de fieltro ya algo desgastada.A juzgar por su estilo cuadrangular,seguramente debía de ser un modelo de la década de los 30's,de los que usaban discos de resina de 78 revoluciones,antes de que se impusieran las más clásicas de discos de vinyl.Recordé que mi abuela alguna vez me había contado de ellas.

Para cuando me di cuenta,Don Albino ya estaba detrás de mí,sobresaltándome un poco.
"Es una chulada,¿verdad?"
"¿Aún funciona?",pregunté.
"Bueno..." dijo el viejo mientras se rascaba la barbilla,"es medio regega.Funciona conmigo si le echo unas monedas,pero se niega a tocar música para los demás".
Acto seguido,destapó por completo el aparato.Luego,tomó un alhajero que estaba encima de la sinfonola,y sacó algunas monedas viejas.Le echó una y el aparato cobró vida.Tras zumbar un poco y encender sus luces,sonó el inconfundible scrath de un disco viejo,seguido de unos rasgueos animados de guitarra,y una voz melodramática que al principio no identifiqué.

"Qué me importa de la vida/Si nadie me va a llorar./Quien me lloraba se ha muerto/Y esa muerte me ha mata'o./Desde entonces desafío/Al jilguero y al zorzal/Quien mejor cantando ahoga/las tristezas de su mal",cantó el vocalista.
"Ah, 'El Tango De La Muerte' con el viejo Carlos Gardel.Seguro ha oído de él",dijo Don Albino con una ligera nostalgia,como si la canción le tocara algunas de sus fibras más internas.
Cuando el disco se terminó,sonó el rechinar de varios engranes que devolvieron al disco a su lugar original.Don Albino se quedó ido por un instante,como si el sonido achacoso de la maquinaria fuera parte de la canción.Después de soltar un ligero suspiro,el viejo me dió otra moneda.
"A ver,ahora inténtelo usted...",me dijo.
No le vi mucho sentido,pues ya había visto que la máquina funcionaba,pero después de haberme conmovido un poco con sus actitudes,quise darle gusto al anciano.Eché la moneda,y el aparato volvió a funcionar.

Collapse )