February 16th, 2004

Je Suis Mort

El Espejo De La Muerte

De la sección policiaca de La Voz Metropolitana:
México,22 de Mayo.-
Al menos 5 muertos y veinticinco personas más resultaron heridas de gravedad en un tiroteo en el nuevo Centro Panamericano de Negocios,al oeste de la capital,donde se llevaba a cabo el 6º encuentro internacional de comics y juegos de rol Equinoccio Siglo XXI.

Un individuo no identificado,irrumpió en el centro de convenciones armado con 2 pistolas,y abrió fuego,matando a 2 e hiriendo de gravedad a otras 8 personas.La reacción de pánico de la multitud ahí reunida,resultó en un número mayor de heridos por fracturas y contusiones diversas.

La 6ª convención Equinoccio Siglo XXI,llevada a cabo en las nuevas instalaciones
Centro Panamericano de Negocios,se encontraba abarrotada de asistentes,varios de ellos provenientes de diversos estados de la república.Considerado el evento más importante de su tipo,Equinoccio Siglo XXI congrega en un solo lugar a un gran número de entusiastas y comerciantes de las historietas y los juegos de mesa.

Aproximadamente a las 3:15 p.m.,el atacante,portando un disfraz y máscara del Avispón Verde,accedió al área de juegos de rol y abrió fuego hacia un grupo de organizadores y jueces que según testimonios,deliberaban con respecto a los resultados de semifinal de uno de los varios torneos regionales de juegos de cartas,realizados en el evento.

El pánico hizo presa de toda la gente presente,la cual en estampida se dirigió a la única salida de emergencia.La alarma de incendios se accionó automáticamente, provocando entonces que el caos se extendiera por todo el centro de convenciones.

Según reportes de los testigos,el tirador disparó directamente a Carlos Rosete,de 29 años,y a Iván Cervantes,de 36,con un revólver.Luego usó un arma automática para disparar aleatoriamente hacia la multitud,hiriendo a 8 de los asistentes presentes.El atacante anónimo logró escapar de la escena del crimen,confundido entre la multitud.
Al aglomerarse la muchedumbre hacia la salida de emergencia,por lo menos 25 personas resultaron heridas a causa de los empujones y pisotones,incluyendo una niña de 7 años.

Agentes de la AFI (Agencia Federal de Investigaciones) y el Ministerio Público han iniciado ya las averiguaciones previas para identificar al atacante anónimo.Un vocero de la AFI declaró que no se escatimarán recursos para la investigación del que se sospecha ya,fue un atentado terrorista del movimiento separatista Raza Cósmica.

* * *

Francisco y Alberto —o como les decimos todos,El Pollo y El Chuby— agonizaban.
Ahora que lo pienso,es curioso cómo fue que precisamente a ellos 2 les tocaran los plomazos.En los foros de internet,ellos son los que siempre nos reclaman a los demás cuando nos quejamos de porqué los superhéroes de comics siempre reviven.O sea,esos monos siempre se mueren cada que sus ventas bajan y a ningún fanboy que se respete le gusta que tan pronto entra un nuevo guionista,los muertos reviven como si nada.Sin embargo,a ellos 2 eso les tenía sin cuidado,y siempre parecían estar dispuestos a aceptarlo,y hasta a defenderlo,como si realmente la muerte no significara absolutamente nada para ellos.En el fondo siempre les envidié eso,como que tenían algo de inocencia en cómo para ellos la muerte no era mas que una abstracción,que sólo existía como entretenimiento.Pero ahí tirados en el piso,entre el sonido de la alarma,los chasquidos de huesos fracturados,los gritos,y los olores mezclados de pólvora,sangre y orines,dudaba mucho que esa inocencia les sirviera de algo.

Los 3, —El Pollo,El Chuby y yo— llegamos a la convención desde muy temprano.
Yo tenía el día libre,pues en el periódico,ahora que cambió de dueños,rodaron cabezas (ja) y ahora tenía un editor más alivianado.Yo quería pasármela de bolsón todo el día,viendo las caricaturas que nunca antes había tenido chance por chambear los fines de semana,pero mis cuates me sonsacaron a ir al evento.De haber sabido que por ir a la convención esa,terminaría redactado la nota de una masacre donde vi a 2 buenos amigos agonizando,definitivamente me habría quedado botonéandole a la tele.

La verdad,ni me acuerdo bien de cómo sucedió todo exactamente.Nosotros íbamos a ver si alcanzábamos cupo en el torneo de Magic,y de pronto nomás oí unos truenos.Para cuando supe,al momento siguiente,mis cuates ya estaban en el suelo.Al voltear a verlos,por un breve instante,alcancé a ver de reojo al tirador cuando ya se iba.Luego,nomás sentí que alguien me daba un caballazo a un lado.El impulso me sacó de balance,trastabillé y azoté,y al tratar de detenerme de algo,tiré una mesa llena de tarjetas.De repente perdí la noción de qué pasaba.
Justo junto a mi cara,cayó una tarjeta del nuevo set de Night Sabbath.Era una de las cartas más raras,la del Espejo la Muerte.Era una tarjeta con tinta metalizada,diseñada para reflejar la cara del jugador oponente.Según el manga original,aquél que se refleja en el Espejo de la Muerte de la hechicera Laddamia,ve su propia muerte;y para el juego de tarjetas,se les ocurrió la puntada de que la tarjeta fuera un espejo de verdad.
Luego,no me extrañó verme reflejado en la tarjeta,pero entonces caí en cuenta en un detalle:el reflejo,estaba de pie,y yo seguía tirado en el piso.
Entonces noté otra cosa:ya no había gritos,ni se oía la alarma de incendios.Volví a mirar hacia la tarjeta,y entonces volví a verme reflejado.Ahora sí estaba seguro que no era realmente yo,pues la tarjeta apuntaba hacia el extremo opuesto a donde estaba.
Me paré y desvié la mirada a donde venia el reflejo.
Entonces lo vi.
El Ángel de la Muerte.
Y era como yo.
Era igualito a mí,hasta traía también la misma camiseta de los Vaqueros de Dallas que yo traía,los mismos jeans arrugados,y los mismos tenis pandrosos.Era como verme frente a un espejo,pero había algo siniestro que me enchinó el cuero.

No me atreví a verle directo a la cara,pero él en cambio no dejaba de mirarme.
Y simplemente,supe que era el Ángel de la Muerte.No sé cómo lo sabía,nomás lo sabía,así como cuando uno sueña y sabe automáticamente las cosas,aún si nunca antes las ha visto.
Él entonces se acercó,y que me asusto,pero entonces me di cuenta que no venía hacía mi,sino hacia El Pollo y El Chuby,que seguían desmayados.
Venía por ellos.Y yo me quedé tieso,tieso,sin saber qué hacer.Finalmente,no sé de dónde saqué el valor o qué,pero nomás le solté un grito de “¡Hey!”
El ángel entonces volteó a verme.
“No los toques” que le digo,pero el otro ni se inmutó.Sólo parpadeó,se me quedó viendo,y finalmente me dijo:”Me vale:tengo que hacer mi trabajo”.
Su respuesta me hizo reaccionar,caí en cuenta que sonábamos igual de ensayados que los monos en las series doblajeadas,pero más que nada,lo que me friqueó de veras,fue que él había dicho algo que seguramente yo mismo habría dicho en su lugar.
No,no fue nada agradable,pero me ayudó a agarrar confianza.

“Tengo que llevarme a este par” me dijo señalando al Pollo y al Chuby,que seguían sangrando en el piso.
“Oye,pero ¿qué tal si nos los jugamos?” le dije,francamente sin pensarlo realmente.Yo nomás me acordé de una película europea que vi con mi novia,cuando me llevó a rastras a un festival de cine medio sebo.En la película,un tipo juega con la Muerte una partida de ajedrez a cambio de las vidas de sus amigos.

“Ah,sí,yo también vi esa película” me respondió la Muerte.“Órale pues,va.Dadas las circunstancias,un juego de cartas sería lo más apropiado”.
Collapse )