En El Silencio De La Noche... - L.S.D. - Letras Sin Desperdicio
-U! a.k.a. Uriel A. Duran [Artist For Hire]
To Love/To Honor/To Kick/And To Bite!
-U! a.k.a. Uriel A. Duran [Artist For Hire] ::EXTRAS:: ::This LJ:: RSS .:. Atom XML .:. Feedburner
::Also Posting At:: Gruñidos & Murmullos .:. Bitácora De Vuelo .:. The Red Project
::Outer Cyberspace:: Zazzle Shop .:. Remix .:. Fatalysia .:. Fatalysia LJ .:. Big Iron .:. El Taller Secuencial .:. Las 100 Razones Por Las Cuales No Existen Superhéroes Mexicanos .:. Mojizu .:. FFFFOUND! .:. Flickr .:. Blogmarks .:. MySpace .:. Twitter .:. LinkedIn .:. Formspring .:. Google Profile .:. ComicSpace .:. 43 Things .:. LibraryThing .:. LastFM .:. iCheckMovies .:. Behance .:. Vimeo .:. Technorati
  Monday, February 23rd, 2004 09:26 am

Antonio resopló para alejar de su nariz la peste del líquido limpiador,mientras removía las últimas manchas de corrosión de los símbolos de metal incrustados en el piso.
Todo estaba ya casi listo para el ritual de esa noche,pero la sensación de que algo marchaba mal era por demás fuerte,y Antonio no podía quitarse esa idea de la cabeza.
Aún así,se cuidó de no demostrar su nerviosismo cuando movió su cabeza hacia el Primer Asistente,para indicarle que se le acercara y se llevara la lata de pule-metales y el trapo de franela.

El asistente tomó los implementos de limpieza,y a cambio,le dió a Antonio la caja de cerillos largos que usaba para encender las velas.
Antonio encendió cada vela y empezó a murmurar las palabras de los encantamientos antediluvianos que ya se sabía de memoria.La luz se reflejó en los símbolos metálicos,resaltando notoriamente por sobre la textura oscura del suelo de piedra.Por un momento,Antonio dudó si los símbolos eran de plata auténtica.De hecho,parecían más de níquel,o incluso alpaca barata,pero a decir verdad,bajo la luz de las velas era una ociosidad ponerse a averiguarlo.Sin embargo,el ritual se había vuelto tan rutinario,que el tedio daba pie a toda clase de ideas ociosas.

Antonio terminó de recitar las oraciones,cuya finalidad era invocar a la Bestia,al propio Señor del Inframundo.“Otro ritual en vano”,pensó entonces.Otra noche más,otro ritual más realizado.A veces,se preguntaba porqué siquiera se tomaba la molestia,habiendo tantas otras cosas por hacer.
Un suspiro de frustración resonó por las paredes del cuarto.

Antonio,con voz queda,llamó al Primer y Segunda Asistentes,para que comenzaran a recoger todos los implementos,y dar así por terminada su labor nocturna.
Pero la mirada en el rostro la Segunda Asistente lo detuvo en seco,y no terminó de dar las órdenes.
¿Era horror? ¿Intriga? ¿Incredulidad? Lentamente,Antonio se dió la vuelta para mirar hacia los signos metálicos en el suelo de piedra.Y entonces,miró con fascinación cómo una gota de alguna extraña sustancia,apareció flotando como a un metro sobre el piso.
¿Qué era eso? ¿Alguna clase de moco? ¿Limo de pantano,quizá? Imposible saberlo a ciencia cierta.La gota creció en tamaño y peso,hasta que la gravedad la venció y la obligó a integrarse a un charco cada vez más grande.Antes de que la gota tocara el piso,Antonio notó cómo otra gota nueva que se comenzaba a formar en el aire,como si hubiera un grifo invisible.

En el rostro de Antonio se formó una sonrisa maliciosa y un poco precipitada,dirigida a sus 2 Asistentes.Finalmente,tras un silencio incómodo,les susurró ásperamente se quedaran de pie detrás de él,y que hicieran lo que hicieran,no provocaran sonidos fuertes.Una sensación de euforia subió a lo largo de su espina dorsal,e invadió su cabeza.Por fin,tras tantos meses de estudios y esfuerzos,se veían resultados.
Antonio se colocó directamente de frente a los círculos concéntricos con los símbolos de metal,y su voz se quebró,haciéndolo tartamudear momentáneamente mientras extendía su mano.Esforzó su memoria buscando las siguientes palabras que debía decir,los encantamientos correctos que debían entonarse en caso de que el Amo apareciera.No podía ocultar su emoción.¡Nadie había presenciado lo que ocurría en ese lugar,desde por lo menos la Edad Media!
Como un frío viento de invierno,las palabras estallaron de los labios de Antonio,en un torrente de sílabas ásperas.Los Asistentes retrocedieron un poco,expectantes.La sustancia que escurría desde el aire vacío,aumentó su flujo y densidad,convirtiéndose en un mazacote que cayó al piso con un asqueroso “plop”.Otra masa empezó a formarse,y sorprendentemente,la sustancia en el piso empezó a levitar,para encontrarse con la nueva gota a medio camino de su caída.

La masa semilíquida comenzó a formarse mucho más rápidamente conforme las palabras de Antonio resonaban en una melodía perturbadora,cual grotesco y tosco mantra.La sustancia entonces comenzó a adquirir una forma más sólida y firme,dejando de parecer fango.La voz de Antonio se convirtió en un balbuceo casi incoherente al voltear hacia sus asombrados asistentes,para solicitarles el siguiente implemento que se requería en el antiguo ritual.
El Primer Asistente,sacudiéndose su pánico,rápidamente tomó el objeto que estaba en el brasero y se lo pasó a Antonio.La Segunda Asistente retrocedió,sumamente impactado por los cambios en la cara de Antonio,más asustada de él que de la extraña forma humanoide que comenzaba a tomar forma sobre los signos del piso. Era una forma siniestra,con las piernas torcidas por un gran numero de articulaciones más propias de un animal que de un humano.Sobre las extremidades,apareció un torso con una cintura demasiado alargada.Unos músculos enormes en el pecho y los hombros cubrían una estructura ósea que no podía ser normal,pero aún así su figura seguía sugiriendo algo remotamente humano.
Pero lo peor,fue una cabeza astada,que hacía muecas con unas enormes fauces que finalmente hipnotizaron a la Asistente cual ratoncillo ante una serpiente de cascabel.Un hilo de baba escurrió de una quijada cubierta de una tupida barba.Una amplia nariz chata con gigantescas fosas como las de un toro,apoyaban a un par de ojos vacíos como profundos pozos de oscuridad...¡Esos ojos!

Antonio se distrajo de su cántico por un ruido repentino,y consternado,se dio la vuelta solo para ver que la Segunda Asistente había perdido todo control sobre su persona.Permanecía de espadas contra la pared de piedra cerca de la salida,con sus brazos extendidos en pánico,sin poder despegar la vista de la criatura que ya había tomado forma por completo en los círculos.La pobre mujer entonces empezó a reír histéricamente,con carcajadas cada vez más fuertes.De nada sirvieron los cuchicheos de Antonio para pedirle que guardara silencio.

Una voz estrepitosa resonó repentinamente en cabeza de Antonio —no era una voz terrenal,sino una mental,que destilaba malevolencia.El Primer Asistente cayó al piso con un alarido de dolor,tratando de cubrirse desesperadamente los oídos,aunque ningún sonido había sido hecho realmente.La Segunda asistente cayó también a tierra,entre espasmos,con los ojos en blanco y una espuma escurriendo de sus labios.Volviendo a mirar a la criatura en el círculo, Antonio se contrajo en miedo ante los hórridos ojos que ahora eran rojos y que parecían taladrarlo hasta la médula.

"¿Qué desean de mí?" preguntó la criatura sin siquiera mover la boca.
Antonio,con trabajos,apenas logró mascullar un "Deseamos servirle,Amo".
Ante esa respuesta,la criatura pareció sacudirse con una risa divertida,aunque seguía sin escucharse ningún sonido de su boca.

"¿Eso es todo? Entonces,mueran."

Algunos individuos,sean personas o demonios,no son malintencionados,simplemente son neuróticos que sólo están a gusto en un silencio sepulcral.

  Tags:  
  Status:  sereno cual monje zen  
  Soundtrack: Fable - Robert Miles  

Commentcomments/permalinkReplysay something   
Previous Entry Share Next Entry