Todo,En Un Día De Trabajo. - L.S.D. - Letras Sin Desperdicio
-U! a.k.a. Uriel A. Duran [Artist For Hire]
To Love/To Honor/To Kick/And To Bite!
-U! a.k.a. Uriel A. Duran [Artist For Hire] ::EXTRAS:: ::This LJ:: RSS .:. Atom XML .:. Feedburner
::Also Posting At:: Gruñidos & Murmullos .:. Bitácora De Vuelo .:. The Red Project
::Outer Cyberspace:: Zazzle Shop .:. Remix .:. Fatalysia .:. Fatalysia LJ .:. Big Iron .:. El Taller Secuencial .:. Las 100 Razones Por Las Cuales No Existen Superhéroes Mexicanos .:. Mojizu .:. FFFFOUND! .:. Flickr .:. Blogmarks .:. MySpace .:. Twitter .:. LinkedIn .:. Formspring .:. Google Profile .:. ComicSpace .:. 43 Things .:. LibraryThing .:. LastFM .:. iCheckMovies .:. Behance .:. Vimeo .:. Technorati
  Friday, February 6th, 2004 07:45 pm

Cinderella's working for the C.I.A....
—Cinderella Undercover
—Oingo-Boingo

La capitana Thelma Domagk soltó un gruñido desganado conforme empezó a recobrar la consciencia.Por puro reflejo,intentó estirarse y desperezarse por completo,pero al sólo poder mover su cabeza,notó entonces que estaba firmemente sujeta a una camilla.Ingo,al notar que estaba despierta,se acomodó el nudo de la corbata y se acercó a ella.“Ya era hora”,pensó.Se inclinó sobre ella y observó la mascarilla de oxígeno,como queriendo asegurarse primero de que estaba bien sujeta.

“¿Capitana Domagk?” preguntó.Su voz sonaba un poco más suave de lo regular,pero Thelma no le dió importancia.“¿Capitana Domagk,puede oirme?”
La mujer pujó quedamente,y parpadeó rápidamente para tratar de enfocar mejor la vista y descifrar las formas borrosas detrás de los sonidos.
“¿Coronel Orff?” murmuró con voz ronca.“¿Qué sucedió? ¿En dónde estoy?”
“Relájese,capitana.Sufrió un accidente cuando venía de vuelta del centro de investigación.Al parecer,alguien saboteó los frenos de su auto.Ahora se encuentra en una ambulancia,en camino al hospital militar”.
Sólo hasta oir eso,fue que Thelma se percató del sonido de la sirena.Se le hizo peculiar no sentir movimiento,pero por otra parte,su cuerpo estaba bastante entumecido como para fijarse en sutilezas.

Súbitamente,los ojos de la mujer se abrieron más.
“¿Dónde está Önder?”
Ingo sacudió su cabeza solemnemente.“Lo lamento,capitana” le dijo.“El teniente Ehrlich murió antes de que llegáramos”.Por respuesta,ella cerró sus ojos y dejó caer su cabeza sobre la camilla.
“Hemos fracasado entonces.No hay forma de que completemos la misión”.
“Por eso es que estoy aquí.El general Klepsch me pidió personalmente que me asegurara que su misión no falle”. Ingo levantó del piso un portafolios de aluminio,un poco abollado y sucio pero aún con sus sellos de seguridad intactos. “Aquí está el prototipo.Aún sano y salvo”.
La mujer soltó un suspiro de alivio.“Gracias a Dios” murmuró.“Nos ha tomado más de un año poder desarrollar ese aparato del demonio,y ya ni hablar de organizar la transferencia secreta” .

Ingo entonces adoptó una actitud más solemne. “El general Klepsch me ha autorizado también a asumir toda la responsabilidad sobre la transferencia del prototipo.Precisamente por todo el dinero y trabajo invertido,no desea que todo sea en vano,y mientras más rápido se concrete el asunto,mejor.Pero cuando ustedes dejaron la base,todas las claves de acceso fueron borradas de las computadoras,por seguridad...y ahora necesito que que me las facilite para que yo pueda completar la misión”.
La mujer asintió.“Eco,Hotel,Alfa,Nueve,Cero,Kilo,Tango,Cero,Cero,Golf”. Ingo a su vez,no ocultó su satisfacción.“Gracias, teniente” le dijo.“Descanse ahora,y deje todo en mis manos.Le garantizo que no le fallaré”.
Acto seguido,Ingo discretamente giró una llave del tanque de oxígeno,para cambiarlo por gas anestésico.En cosa de segundos,los ojos de la capitana se volvieron a cerrar.

Ingo esperó unos instantes más,para asegurarse de que estaba bien dormida,antes de salir de la ambulancia,que todo el tiempo estuvo estacionada dentro de una oscura bodega vacía.Apagó la sirena y recogió el portafolios abollado.Entonces con pasos rápidos,atravesó la bodega vacía para llegar hasta una pequeña oficina en el otro extremo.Indolente,arrojó el portafolios en una mesa,y se llevó una mano a la quijada para agarrarse firmemente un pliegue de piel.De un tirón fuerte,se quitó la máscara de látex con el rostro del coronel Orff,y la aventó a la mesa,junto al portafolio.
“Dios,cómo detesto usar estos hules” se quejó.Erich,su superior,conocía de sobra esa queja recurrente,así que ni siquiera volteó a verlo,y mejor siguió leyendo las tiras cómicas del diario.
Ingo se talló el rostro para terminar de eliminar posibles residuos de goma.Volteando al otro extremo de la habitación,vió a su compañera,Vanessa,quien ante un espejo terminaba de maquillarse.Sólo le faltaban unos lentes de contacto,para ser la viva imagen de la ahora inconsciente capitana Domagk.
“¿Conseguiste la clave?” preguntó Erich sin siquiera levantar la vista de su periódico.
“¿Alguien lo dudaba?” respondió Ingo,encendiendo un cigarrillo.“Sólo falta que Vanessa entregue el prototipo falso,y podremos tomarnos libre el resto de la semana”.

“A veces”,pensó Ingo,“de veras amo mi trabajo”.



  Tags:  
  Status:  regodeándome de mis travesuras  
  Soundtrack: The Miracle Of Genuine Pyrex - Man Or Astroman?  

Commentcomments/permalinkReplysay something   
Previous Entry Share Next Entry