La Puerta del Closet - L.S.D. - Letras Sin Desperdicio
-U! a.k.a. Uriel A. Duran [Artist For Hire]
To Love/To Honor/To Kick/And To Bite!
-U! a.k.a. Uriel A. Duran [Artist For Hire] ::EXTRAS:: ::This LJ:: RSS .:. Atom XML .:. Feedburner
::Also Posting At:: Gruñidos & Murmullos .:. Bitácora De Vuelo .:. The Red Project
::Outer Cyberspace:: Zazzle Shop .:. Remix .:. Fatalysia .:. Fatalysia LJ .:. Big Iron .:. El Taller Secuencial .:. Las 100 Razones Por Las Cuales No Existen Superhéroes Mexicanos .:. Mojizu .:. FFFFOUND! .:. Flickr .:. Blogmarks .:. MySpace .:. Twitter .:. LinkedIn .:. Formspring .:. Google Profile .:. ComicSpace .:. 43 Things .:. LibraryThing .:. LastFM .:. iCheckMovies .:. Behance .:. Vimeo .:. Technorati
  Saturday, October 2nd, 2004 09:16 am

Por la tarde del martes,Alicia movió una silla del comedor,y cuidadosamente colocó encima el directorio telefónico para poder alcanzar el frasco donde su madre guardaba las bolitas de chocolate y menta.Pero aún así,la pequeña niña no fue lo suficientemente alta,y accidentalmente se le cayó el mentado frasco.Como en una secuencia en cámara lenta,Alicia vio al recipente girar en el aire,perder la tapa,derramar los dulces y finalmente,estrellarse contra el suelo de mosaico,rompiéndose en diminutos pedacitos.

Las astillas de vidrio se desperdigaron entre las bolitas de chocolate,y entonces Alicia se dió cuenta de que no traía los zapatos puestos,pues se los había quitado para no dejar huellas incriminatorias en el directorio.Era una niña lista,y sabía que el vidrio roto podía cortarla.Fue por esa razón que media hora más tarde su madre la encontró aún sentada sobre la silla y el directorio,serena,como si fuera un Buda en meditación.
"¡Alicia!" dijo con un típico enojo de madre ante una travesura.“¿Pero qué hiciste ahora?"
La pequeña sólo miró a su mamá con miedo,a través de su cabello revuelto.
“Mami,no quiero que llueva...".
Más que al castigo,Alicia le temía más a la lluvia.
+++
El miércoles por la tarde,Alicia se encontraba coloreando unos dibujos en la sala,aún resintiendo un poco los regaños por romper el frasco de los dulces,cuando empezó a llover.No fue solo una lluvia,fue una auténtica tormenta torrencial con granizo.La niña se sobresaltó de inmediato al verlo todo por la ventana.Sabía bien lo que eso significaba.

Al caer la noche,llegada a hora del baño,deliberadamente se tardó hasta que sus dedos se pusieron bien arrugados,como pasas.En realidad nunca le había gustado bañarse,pero tenía importantes razones para no desear salir de la tina para ir directo a la cama.La lluvia había amainado y ahora era sólo una llovizna con algunos truenos lejanos,pero a Alicia eso no le importaba,el daño estaba hecho de todos modos.
De buena gana se habría quedado despierta toda la noche en el baño,pero no lo logró,pues su madre insistió en sacarla,ponerle la piyama,y arroparla bien.
Luego,la besó en la frente,y le dijo “Anda,duérmete ya,Alicia.Acuérdate que mañana viene de visita tu abuelita".Acto seguido,la amorosa madre tomó a una muñeca de trapo,más artesanía típica que juguete infantil en los tiempos modernos.
“Ten,aquí está la Zenobia.Abrázala fuerte,y pronto estarás soñando con los angelitos.No tengas miedo,aquí adentro la lluvia no puede hacerte nada”.

Alicia no respondió,sólo se le quedó viendo a su progenitora,mientras salía del cuarto y apagaba la luz,sumiendo todo en una pesada oscuridad.La niña le temía a que lloviera,pero no a la lluvia en sí,sino a lo que ésta provocaba.
+++
La media noche entre el miércoles y el jueves,Él llegó.Él siempre venía a las 12:17 de la noche.Alicia lo sabía bien —aunque todavía no entendía bien el significado de las manecillas,su padre ya le había explicado qué ángulo preciso era el de las 12:17.Y el reloj de pared con la imagen del Rey León indicaba exactamente la hora temida.Siempre,exactamente a las 12:17 de la noche,era cuando Él aparecía.

Alicia desconocía su nombre o de menos cómo decirle.No era un señor,un joven o un viejito,y realmente eso no importaba.Lo único que importaba,era que Él siempre llegaba los días en que llovía y todo quedaba frío y oliendo a humedad.
Él salía con la lluvia,para hablarle a Alicia con su voz suave y seca,que por alguna extraña razón,le recordaba siempre al ruido de las hojas secas cuando el aire las arrastra.La niña nunca había visto quién le hablaba,pero eso,igual que su nombre,era lo de menos.La voz guardaba secretos,horribles secretos,y siempre jugaba según unas reglas que nunca acababa de explicar.A base de hablar con Él ya en varias ocasiones,Alicia conocía bien algunas de las reglas más importantes.
Cierto,no conocía todas las reglas exactas,pero Alicia era lista y sí sabía que algo debía estar haciendo bien,que la había mantenido a salvo todo éste tiempo.
“Oh,y es cierto,eres muy lista:has hecho algo que te ha mantenido a salvo hasta ahora”,le respondió Él,adivinando sus pensamientos.

Alicia casi brincó del susto.Rápidamente,repasó todo lo que sabía.
Dale dulces y Él se irá.Él siempre quiere comer dulces.
Después del accidente con el frasco de dulces,Alicia podía dar por olvidado ese plan.
La cama es segura,Él no puede subir a la cama.
Y para estar más segura,Alicia jaló las cobijas,para que no quedaran colgando en contacto con el piso.
La luz es segura,Él no puede salir donde hay luz.
Y Alicia se tranquilizó un poco,al ver que por su ventana aún se colaba un poco de la luz de la calle.
Manténte alerta,y Él acabará por irse.
Alicia estaba bien despierta,abrazando fuerte a Zenobia.La verdad de las cosas,ella prefería a sus muñecas Barbie,pero Zenobia,aunque parecía una indita,antes había sido la muñeca favorita de su mamá,y en cierta forma la hacía sentirse más segura.
Faltaba la regla más importante:cierra bien el closet.
Pero Alicia no quiso salirse de la cama para asegurarse.De todas formas,estaba segura que el closet debía de seguir bien cerrado,tal como lo había dejado su madre igual que cada noche.
Todo estaba listo,y Alicia entonces se quedó sentadita,abrazando las cobijas y a Zenobia.

Pasaron algunos instantes de angustioso silencio,hasta que la pequeña volvió a oir la voz de hojas secas.Aunque resonaba directo en su cabecita,Alicia sabía bien que en realidad salía de dentro del closet.Ahí era donde vivía Él,aunque no lo pudiera ver nadie al abrir el closet de día.
“Alicia...”,Él la llamó.
La aterrada niña abrazó a Zenobia tan fuerte como pudo y respondió con un “¿Qué?”.
“¿Quieres que te cuente un secreto?” preguntó Él,como siempre lo hacía.
Sólo en una ocasión Alicia había respondido que sí,esperando que con eso Él la dejara en paz de una buena vez por todas.Y lo que Él le enseñó...o bueno,lo que Alicia vió aún le provocaba pesadillas de cuando en cuando.
"¡No! No quiero saber tu secreto".

Pasó un instante de silencio,en lo que la pequeña reunía más valor,para volver a hablar.“¿Porqué no te vas? No puedes hacerme nada,me sé las reglas”.
Él sólo se rió.
“¿Las reglas? ¿Cuáles reglas,pequeña Alicia? Ni sabes cuáles son...”
Alicia se molestó,aunque el miedo aún la paralizaba.“¡Sí sé! La cama es segura.La luz es segura.Manténte alerta.Cierra bien el closet”.

Pasó otro instante después de que Alicia recitó de memoria las reglas.
Y Él volvió a reírse.
“Alicia tontita.El closet está abierto...”

El corazoncito de Alicia casi se detuvo en seco.Y luego empezó a retumbar rápidamente,vibrando por todo su cuerpo.
"¡No es cierto! ¡Mi mamá lo cerró!"
“¿De veras?” replicó Él,haciendo rechinar la puerta hacia adelante y atrás,demostrando que no estaba bien cerrado.

Alicia entró en pánico total.

Completamente desesperada,la niña se paró en cama y arrojó a Zenobia con todas sus fuerzas hacia la puerta del closet.

“¡Vete! ¡Vete!”

Para cuando se dió cuenta de lo que pasaba,Alicia entendió que había estado equivocada.Unos brillantes ojos rojos fulguraron en la oscuridad,y unos largos colmillos blancos aparecieron enseguida,chorreando una saliva espesa y apestosa.

“Alicia,Alicia tontita.La luz no es segura.Tampoco la cama es segura.Es la muñeca de trapo.Pero ven acá,pequeño dulcecito mío,déjame abrazarte”.
Alicia intentó gritar,pero ya era demasiado tarde.
+++
El jueves por la mañana,la madre de Alicia entró al cuarto a despertarla.Pero no había seña alguna de la pequeña.Sólo Zenobia estaba a la vista,aun tirada a los pies del closet.

  Tags:  
  Status:  (más outsider de lo usual...)  
  Soundtrack: Don't Go In the Basement - Oingo-Boingo  

3Commentcomments/permalinkReplysay something   
Previous Entry Share Next Entry

suede
suede
fire walk with me
Saturday, October 2nd, 2004 10:13 am (UTC)

Ufff
Qué miedo cuando le dice que la puerta está abierta!!!!!!!!!
Y que triste el final :S


ReplyThread
everyueveryme
everyueveryme
-U! a.k.a. Uriel A. Duran [Artist For Hire]
Sunday, October 3rd, 2004 01:44 am (UTC)
Re:

Gracias,gracias —admito ser medio sádico con mis personajes,pero por algo les pasa lo que les pasa para que los relatos sean de horror
(Ahora que aquí entre nos,el final me tuvo pensando bastante,¿No lo sentiste algo forzado...?)


ReplyThread Parent
suede
suede
fire walk with me
Sunday, October 3rd, 2004 09:13 am (UTC)
Re:

Yo no lo veo para nada forzado, al revés, me esperaba algo más complaciente para que el lector se quedara con buen sabor de boca asi que este final me parece inesperado y sorprendente :)


ReplyThread Parent